Pensamiento Computacional – Unidad 2: Descomposición de Problemas

2.1 Descomposición de Problemas

Pensemos en la habitación habitual de un adolescente. Si nos dicen «ordená este cuarto», la primera sensación que experimentamos probablemente sea de desborde o «pánico», es mucha cosa para hacer y no sabemos ni por dónde empezar.

Si nos dicen en cambio «poné la ropa en los estantes» o «guardá los lápices en el cajón» resulta más sencillo y viable. ¿Qué cambió? Se dividió el problema original en subproblemas, se resolvió cada uno de ellos y luego, combinando sus soluciones, tenemos el problema original resuelto.

Esta misma idea se aplica en muchísimos casos.

Por ejemplo, queremos hacer un recorrido turístico por un departamento del interior. ¿Por dónde empiezo? ¿Qué ver? ¿Cómo me organizo? Puedo dividir el problema por ejemplo por días, o por ciudades y pueblos a recorrer. A su vez, en cada lugar, identificar las atracciones turísticas, los horarios, costos e integrando todo, armo el plan del paseo.

Otro caso más de la vida diaria…hacer el desayuno: ¿qué implica? Implica por ejemplo hacer café con leche y hacer tostadas. Hacer las tostadas consiste en sacar el pan, cortarlo y ponerlo a tostar.

Hacer café conlleva calentar agua, poner café instantáneo en la taza, agregar agua y un poco de leche. Cuando dividimos en partes, podemos ir resolviendo el problema.

También cuando nos piden hacer un resumen de un tema para el liceo…implica definir los contenidos, buscar las fuentes de información, decidir la introducción, el desarrollo y el cierre.

Aún si pensamos en casos de tecnología se aplica esta misma idea de descomposición. Querría crear mi primera aplicación para celular con Android usando AppInventor. ¿Cómo lo hago? ¡Descomponiendo! Tenemos que resolver: qué tipo de app quiero, para quién está dirigida, qué tipo de gráficos incluirá, qué sonidos tendrá, cómo navegará el usuario por la app, cómo la probaré, cómo la venderé. En cada una de esas partes puedo trabajar sola o con otras personas. Por ejemplo podría pedirle ayuda a un diseñador para que haga los gráficos.

En todos estos casos, la estrategia seguida fue dividir el problema, descomponerlo de alguna manera. La descomposición es una forma de pensar sobre los problemas, algoritmos, procesos y sistemas. Cada parte puede ser entendida, analizada, desarrollada, y evaluada por separado.

En el siguiente artículo veremos varias actividades para aplicar esta idea.